Make your own free website on Tripod.com

 COMUNICACIÓN CON LOS PROFESORES

 

regresar inicio                                                     regresar a recursos aprendizaje

El vivir dentro o fuera de los recintos estudiantiles; no va poder evitar que existan las relaciones profesores-alumnos; son inevitables y por lo tanto tendrás que afrontarlo como un ser adulto ya que en este lapso de la vida; los profesores te exigirán mas y tolerarán menos excusas

Esperan que te comportes como adulto y té exigirán más y tolerarán menos las disculpas, que en las instituciones anteriores en las que has estado. Al principio algunos profesores te parecerán fríos o antipáticos la primera vez que trates de comunicarte con ellos. Sin embargo la mayoría, pero no todos los profesores se interesan sinceramente en ayudarnos a nosotros como estudiantes, a pesar de que nosotros como estudiantes los busquen para que nos orienten.

Algunos estudiantes piensan sin embargo creemos que el desafío de la Universidad radica principalmente en evitar a los profesores exigentes y engañar a los otros. Por su parte los profesores piensan que los alumnos estamos mas enfocados en divertirse, copiar las tareas y los exámenes. Este tipo de discusión podríamos prolongarla indefinidamente, teniendo los dos lados parcialmente razón y equivocándose en mucho. En la vida hallaras profesores mediocres y capaces así como alumnos inferiores y superiores. Tales diferencias son inevitables en cualquier empresa humana. EL VERDADERO RETO PARA LOS ESTUDIANTES Y LOS PROFESORES ESTA EN TRABAJAR JUNTOS HACIA METAS COMUNES, ACEPTANDO DIFERENCIAS DESDE CADA PUNTO DE VISTA...

CONSEJOS  PARA UNA BUENA RELACIÓN ALUMNO-PROFESOR.

*       Estar sentado en tu lugar antes de que comience la clase el profesor.

*       No llegar tarde a clase, provocara una mala impresión de ti.

*       Debes de estar atento y alerta en clase.

*       No te duermas ni bosteces en clase.

*       Prepara tus tareas escritas lo mas limpias posibles. (Una tarea sucia causaría una mala impresión de ti).

*       Aceptar y obedecer las correcciones orales y escritas que nos digan.

*       Forma tu propia opinión acerca de los profesores.

*       Si ves que te desagrada un profesor, trabaja tiempo extra, no pienses en quejarte y actuar hostilmente podrías salir dañado o alguien cerca de ti.

*       Evita excusas y elogios a los profesores.

*       Acepta plena responsabilidad por tus propias faltas y fracasos. No creas que engañas a nadie cuando culpas a tus profesores.

 

 

 UN CASO REAL

 

Lo que se cuenta a continuación puede que le suceda a muchos estudiantes.

Carlos Cifuentes 

        Carlos es un estudiante normal: ni buenas, ni malas notas. Suele aprobar en Junio con más o menos dificultad: algún suspenso en las evaluaciones que superaba con los "atracones" de estudio en los exámenes de promoción. Así pasó 1º y 2º  de ESO; en 2º le quedó -"me confié", dice- una para Septiembre.

        D. Ezequiel, su orientador, le suele llamar una vez al mes y, más o menos, siempre se repiten las mismas preguntas y las mismas respuestas. Carlos suele contestar mecánicamente pero suele aceptar con entusiasmo  - aunque los olvide al cabo de unos días- los consejos que le da.

        Pero, aquel día, D. Ezequiel le hizo preguntas más concretas, se sintió con ganas de hablar y contestó con mucho detalle.

        Su orientador resumió así la entrevista: 

 6. tarde. Carlos sale del Colegio, sin demasiada prisa por llegar a casa. Le cuesta 20 minutos a la mañana - porque se levanta con el tiempo justo y ha de salir corriendo- y más de una hora por la tarde: se entretiene con los compañeros hablando de asuntos varios (casi siempre de deporte) y luego suele dar un rodeo para acompañar a su mejor amigo, Carlos, hasta la parada del autobús. A veces, entran en "Galerías", compran algunas golosinas y pasan un rato curioseando en la sección de Deportes.

        7. tarde. Saluda a su madre, deja los libros sobre la cama y va directo a la cocina. Se prepara un bocata y se marcha al comedor, donde se tumba y ve la TV... "sólo mientras meriendo... hay que descansar antes de volver a coger los libros... ¡qué asco!.

 Hace un repaso mental: ¿Esta tarde hay que organizarse bien... tendré que dedicar a Mate bastante tiempo porque ha puesto muchos deberes; casi media hora a Lengua, de Natu... ¡menos mal que no tenemos clase mañana!... pero sí de Sociales... ¡bueno!... hacer el resumen... unos diez minutos y luego estudiarlo".

        Tenía previsto con el orientador comenzar su plan de estudio a las 7 pero... "la verdad: nunca lo cumplo... Siempre pasa lo mismo: enciendo la tele aunque estoy seguro de que no habrá nada interesante... Busco algo para leer y encuentro un "tebeo" que he leído mil veces... Claro, llega un momento en que me canso de estar sin hacer nada y decido ponerme a estudiar".

        7,30. tarde. Marcha a su lugar de estudio. La mesa no es muy grande y "... está llena de trastos que no voy a utilizar: papeles, libros, bolígrafos y rotuladores descargados, alguna revista...". Por las paredes, posters y banderines; a su derecha la lámpara y una gran ventana que da a la calle. La silla es muy cómoda; en la habitación hace calor.

        "Siempre hay algo que me distrae antes de empezar: una llamada a Javier para que me diga la tarea de Lengua o a Iñaki para ver que haremos el domingo; ir a buscar un bolígrafo, beber un poco de agua...".

        Comienza por las tareas de "escribir" hasta que las acaba. Le ha costado casi una hora porque tuvo que ir a buscar el diccionario -"es una lata buscar palabras que no entiendo"- y estaba su madre viendo un documental sobre los esquimales en la TV: se quedó allí hasta que terminó el programa.

        "A veces, interrumpo el trabajo para ver un programa que me interesa... la verdad es que no podría estudiar dos horas seguidas... no soy capaz". Reconoce que... "si hay algo interesante, suelo dejar el estudio para más tarde y lo dejo y lo dejo hasta que se hace tarde de verdad y ya no tengo ganas de hacerlos".

         8,30 tarde. Terminada la tarea, comienza a estudiar. Mientras estuvo copiando los resúmenes de Lengua y Sociales tuvo encendida la radio. Ahora piensa que debe apagarla... "pero esperaré hasta que terminen los 40 principales... hay que estar bien informado".

        Primero estudia las asignaturas más fáciles o entretenidas... "Porque me cuesta mucho empezar a estudiar asignaturas aburridas y complicadas". Sucede siempre que deja para el final las materias que requieren estudiar "de codo" porque... "me gusta más escribir que estudiar... la verdad, prefiero hacer trabajos que requieren escribir, aunque sean más largos porque estudiar de memoria me da muchísima pereza..."

        9,30 noche. Ya falta poco para la cena. Decide que estudiará Sociales después de cenar, y, mientras espera que le avise su madre se pone a jugar con su hermano por el pasillo.

        11,30 noche. Después de cenar, había una buena película en la tele y... se quedó hasta que terminó... "Estoy rendido... Mañana me levantaré un poco antes para estudiar... a esa hora es cuando mejor me concentro... y luego, aprovecharé el tiempo de estudio y el descanso para estudiar Sociales y copiar los problemas de Matemáticas que me faltan.

        Y, mientras se duerme, le vienen a la cabeza los planes que había hecho con el orientador "De nuevo he estado haciendo el tonto..." "Mañana empezaré a las 7 en punto..." "He de sacar las 15 horas semanales que acordamos..." "Voy a empezar a hacer la gráfica de estudio y le diré a mi madre que me compre una agenda para apuntar las tareas..." 

        Cuando terminaba la conversación con D. Ezequiel reconocía: "Sé que mis notas son bajísimas para las que podría obtener pero soy un vago y esto no tiene remedio...".

        Su orientador se preguntaba después de la entrevista ¿Es sólo cuestión de pereza? ¿Cuál será el mejor modo de conseguir esas notas altas que Carlos podría obtener?

 

PIENSA:

 – ¿Cuáles son los puntos débiles de Carlos?

  

– ¿Qué le dirías a Carlos para ayudarle?

 

regresar inicio                                                       regresar a recursos aprendizaje