Make your own free website on Tripod.com

Técnicas de Estudio

regresar inicio                                              regresar a recursos aprendizaje

1) Introducción 

Todos hemos pasado por la época estudiantil y todos nos hemos manejado más o menos bien en ese menester. A algunos les ha costado aprenderse la lección porque no sabían cómo tenían que hacerlo. Otros más afortunados han aprendido la manera más fácil y rápida para adquirir los nuevos conocimientos.
Aquí con diferentes instrumentos os mostraremos el modo de estudiar eficazmente.
Para empezar todos deberíamos de tratar de definir lo que llamamos ESTUDIO.

Todos coincidiremos con más o menos las mismas palabras en la siguiente definición:

Estudio es el proceso realizado por un estudiante mediante el cual tratamos de incorporar nuevos conocimientos a nuestro intelecto. En resumen, es el proceso que realiza el estudiante para aprender cosas nuevas.

Hasta aquí parece sencillo pero lo más complicado debería ser aprender a estudiar de manera eficaz, esto significa con el mínimo esfuerzo y el máximo resultado.

El proceso implica los siguientes pasos:

1.      Saber situarse adecuadamente frente a unos contenidos o materias.

2.      Saber interpretarlos.

3.      Saber asimilarlos.

4.      Saber retenerlos.

5.      Poder expresarlos a posteriori tanto en una situación de examen como en la vida práctica.

Además para que estos pasos se realicen correctamente hay que:

·         Querer estudiar

·         Poder estudiar

·         Saber estudiar

¿Qué implica cada uno de los puntos anteriores?

QUERER estudiar significa tener una ACTITUD adecuada hacia el estudio.
PODER estudiar tiene que ver con nuestras APTITUDES, es decir, rendimiento previo, nuestra capacidad intelectual, hábitos de estudio y condiciones personales y familiares.
SABER estudiar significa un buen empleo de técnicas de estudio que favorezcan el aprendizaje.

2) Condiciones para el estudio

Aunque creas que este apartado puedes saltártelo, te equivocas porque es el más importante en todo aprendizaje de técnicas de estudio. Podemos decir sin duda que es la base, los cimientos del proceso.

Has pensado alguna vez lo siguiente:

1. ¿Cuándo estudio, a qué horas?
2. ¿Estudio solo o con alguien?
3. ¿Me apetece estudiar cuando lo hago o por el contrario parece que me duermo cada vez que trato de empezar una lectura?
4. ¿Dispongo de un espacio agradable para el estudio?
5. ¿Mis hermanos me molestan continuamente?
6. ¿Tengo las cosas ordenadas y me es fácil encontrarlas o por el contrario, mi habitación es tal caos que para empezar a estudiar ya necesito al menos 15 minutos en organizarme?

Y un largo etcétera de preguntas que podrías hacerte en cuanto a tu manera de estudiar.

Hay personas que abren un libro en cualquier sitio y con solo una simple mirada ya les queda asimilado el concepto principal o los contenidos de la materia pero de estas personas hay pocas. Lo normal es que debamos dedicar cierto tiempo para entender y asimilar contenidos y que unos nos gusten más que otros, lo que significará que nos cuestan menos de estudiar.

Aquí tratamos de controlar todos los aspectos que pueden favorecer o desfavorecer el estudio porque hay que tenerlos en cuenta si queremos dedicar el mínimo esfuerzo para sacar el máximo rendimiento.

El éxito en el proceso de estudiar depende en gran parte en la eficacia de los métodos de estudio. Por este motivo te aportamos aquí un completo curso de técnicas de estudio teórico-práctico.

Para empezar deberás contestar los cuestionarios siguientes que te indicarán qué aspectos o factores inciden negativamente en tu estudio.

Pulsa aquí para la Autoevaluación del ambiente / condiciones para el estudio

Pulsa aquí para la Autoevaluación de tu actitud ante el estudio

Una vez realizado y valorado sigue con el apartado "Aspectos a tener en cuenta" el cual te aportará luz sobre las mejores condiciones para un estudio eficaz.

Si quieres una valoración más profunda puedes efectuar el "Cuestionario de Hábitos y Técnicas de Estudio" que encontrarás en la página principal de Técnicas de Estudio.


Recuerda
: un buen control de todos los factores que nos rodean incidirá positivamente en un estudio eficaz.

3) Aspectos a tener en cuenta


Lugar de estudio:
En casa debes tener un lugar fijo para estudiar que deberá cumplir las siguientes características:

 

·         Debe permitir que te concentres, esto significa que tiene que estar libre de distracciones.

·         Tienes que poder trabajar adecuadamente, así pues la mesa y silla serán cómodas, la ventilación la adecuada, la iluminación mejor natural que artificial y si tiene que ser esta última mejor luz azul para así evitar el cansancio. Si por el contrario puede ser luz natural permitamos que entre por la izquierda en el caso de los diestros y por la derecha en el caso de los zurdos.

·         Tiene que permitirte pensar que el lugar es exclusivamente tuyo, sin nadie que interfiera ni te desordene las cosas.

Materiales:
Para poder sacar el máximo provecho al trabajo que haces debes ser ordenado, esto significa dos cosas:

·         Tienes que procurar que cada material (libros, apuntes, lápices,...) estén ordenados en su lugar para así no perder tiempo buscándolos.

·         Prepara previo todo lo necesario para una vez iniciado el estudio no tener que levantarte innecesariamente.

Ambiente:
Cuando estudiamos nos envuelven 3 ambientes que tenemos que procurar que no interfieran negativamente en el estudio: el ambiente de casa, el de la escuela y el propio.

Horario:
Es importante tener un horario de trabajo
porque nos evitará una pérdida innecesaria de tiempo y nos ayudará a crear y mantener unos hábitos de estudio.

No os aconsejamos que estudiéis en las siguientes condiciones:

1.      Tras un esfuerzo físico fuerte.

2.      Si estás con fiebre.

3.      Después de un disgusto.

4.      Justo después de comer.

5.      Si tenemos sueño.

6.      En un ambiente inadecuado.

5) Cómo confeccionar un horario

Establecer un horario nos ayuda a crear un hábito de estudio diario y evita que perdamos tiempo innecesario. Es importante que lo organicemos bien en función de una serie de cuestiones porque si no fuera así acabaría no funcionándonos. Hay que aceptar que el primer horario que confeccionemos no siempre será el que finalmente utilicemos porque es su uso el que decidirá su funcionalidad. También en función de nuevas asignaturas lo podremos reorganizar.

Los puntos principales que tendremos en cuenta a la hora de confeccionar el horario serán los siguientes:

·         El horario deberá tener carácter semanal.

·         A la hora de estructurarlo hay que tener en cuenta todas las ocupaciones fijas que hacemos, es decir, las actividades extraescolares, las clases en sí mismo, si disponemos de tiempo al mediodía, si jugamos el partido el sábado o solemos comer en casa de los abuelos el domingo. Hay que ser lo más precisos posibles para no desviarnos del horario confeccionado.

·         Cuando decidamos cuánto tiempo dedicar a cada asignatura hemos de pensar qué grado de dificultad nos representa la asignatura en cuestión.

·         Aprende a distribuir de manera correcta las asignaturas a estudiar, alternando aquellos que son de tu agrado y facilidad con las que presentan un mayor esfuerzo. De este modo evitarás cansancio y desconcentración.

·         Empieza con una asignatura que te resulte fácil o atractiva y deja también que una fácil cierre tu tiempo de estudio personal.

·         Recuerda que no todo es estudiar; para poder rendir mejor debes intercalar tiempo libre (cada 45 minutos descansa unos 10 minutos) en tu estudio.

·         El ejercicio físico también es necesario y beneficioso para tu estudio.

·         El horario debe ser flexible y realista, esto significa que no tiene que ser tan duro que sea imposible de cumplir.

·         Recuerda que tienes que tenerlo siempre a mano y a la vista.

 

Un horario bien elaborado facilitará nuestro estudio

 

6) Atención y Concentración

Podemos definir la atención como un foco de luz que ilumina un objeto y todo aquello que lo rodea. Conforme vamos alejándonos del objeto en cuestión dicho foco luminoso pierde intensidad. La concentración es un grado superior de la atención. Nos concentramos en el estudio cuando la atención se mantiene insistentemente sobre los problemas o ideas que estudiamos sin interrupción.

1ª regla a tener en cuenta para que nuestro foco de luz sea efectivo:

Eliminar todo aquello de encima de la mesa de estudio que no sirva para nada en ese momento. Si sólo está el libro el foco sólo tendrá una cosa para iluminar y la posibilidad de una distracción se reducirá.

 

Además, para mejorar nuestra capacidad de atención y concentración, tendremos que tener en cuenta los siguientes aspectos:

§        Apenas hayas dormido

§        Tras copiosas comidas

§        Apenas hayas comido

§        Tras una emoción fuerte o disgusto

§        Te sientas enfermo

Ejercicios para mejorar tu nivel de atención:

  1. Toma notas mientras el profesor explica en clase; de este modo evitarás distracciones innecesarias.
  2. No te cortes, si alguna cosa de la explicación no te ha quedado clara, pregunta. Estudiar una materia comprensible es más fácil de asimilar que una incomprensible.
  3. Recompénsate por tus esfuerzos de atención, es importante que te sientas orgulloso por tus hazañas y mejora la imagen que tienes de ti mismo.
  4. Ejecuta ejercicios específicos de atención como por ejemplo contar las veces que sale una determinada letra en un texto, anótalo y cronometra el tiempo que tardas. Cada vez deberás de hacerlo con mayor rapidez.

 

RECUERDA QUE LA ATENCIÓN
Y LA CONCENTRACIÓN
SON UNA BASE IMPRESCINDIBLE
PARA UN ESTUDIO PERSONAL EFECTIVO

Tras acabar este capítulo puedes efectuar los distintos ejercicios on-line que te proponemos en la sección de ejercicios para el Tema 6 Pulsa en el el hipervínculo "Volver a Estudio" en la parte inferior izquierda, para volver a la página de Técnicas de Estudio.

 

 Introducción a la prueba de vocabulario

 

El propósito de esta prueba es situar la base de nuestro conocimiento verbal, requerimiento imprescindible para agilizar nuestra velocidad lectora.

A menudo tardamos excesivamente en la lectura de un texto y es debido a que tenemos que pararnos demasiadas veces porque el texto contiene una gran cantidad de palabras para nosotros desconocidas. No toda la riqueza de vocabulario adquirida es igual para todo el mismo grupo escolar, sino que viene determinada por diferentes factores entre los cuales cabe destacar el entorno o ambiente de cada cual. A mayor nivel cultural se presupone una mayor riqueza de vocabulario. Una manera de adquirir un nivel más elevado de vocablos conocidos está en la lectura o en el uso habitual del diccionario.

Uno de los condicionantes importantes en los hábitos de estudio está en los propios recursos personales, es decir, todos los niños van a la misma escuela pero sin embargo aunque les enseñan lo mismo no todos aprenden igual. Aquí entramos en la capacidad de cada persona.

La prueba que a continuación os proponemos es una manera de evaluar vuestros recursos verbales. Si la prueba de vocabulario indica que tenéis un vocabulario deficiente tendréis que habituaros tanto a la lectura adicional de diferentes textos o libros de bolsillo así como al uso continuado del diccionario. Esta práctica os conducirá a una mejora en los hábitos de estudio con el resultado más efectivo en menos tiempo.

Con una riqueza de vocabulario somos capaces de agilizar nuestra lectura comprensiva porque entendemos lo que leemos.

Pruebas de Vocabulario

 

7) Descanso y Relajación

Cuando hablamos de descanso nos referimos a aquel tiempo en el que paramos de actividad y o bien hacemos otra distinta o simplemente salimos de una habitación para ir a otra sala o ambiente. Se trata al descansar de hacer un período de interrupción, de cambio para dejar de tener la sensación de cansancio que parecía invadirnos.

¿Cuándo se considera necesario descansar en nuestro tiempo de estudio?

·         Cuando nos sintamos cansados, agotados por el trabajo intelectual hecho.

·         Cuando en el horario establecido lo tengamos así asignado.

En los minutos de descanso que hemos establecido en el horario es importante que sepamos relajar la musculatura, los puntos de tensión, que nos levantemos para quizás ir a la cocina a comer algo, salir fuera a airearnos, ojear una revista, etc... Es poco tiempo pero que sirve de "rotura", de "impas" entre una actividad intelectual y otra.

A veces no ha llegado el momento del descanso porque no estaba así establecido pero notamos que estamos bloqueados, como si ya no pudiéramos almacenar más datos, concentrarnos,... En esos momentos conviene también parar porque quizás hay alguna cosa que nos preocupa y tenemos que solucionarla antes de que el tiempo invertido haya sido del todo tiempo perdido.

Hay que preguntarse:

·         ¿Algo me preocupa?

·         ¿Dispongo de todo lo necesario para el estudio?

·         ¿Hay quizás algo en la mesa que me desconcentra?

Asimismo haremos un paréntesis, pensaremos la solución inmediata al problema que quizás nos afecta o trataremos de aparcarlo hasta más tarde. Podemos también hacer algún ejercicio de la vista para relajarla como por ejemplo: mirar sin tensión de un modo pasivo, cerrar los ojos, apartarnos de los focos de luz fuertes, etc...
Finalmente cualquier ejercicio de relajación como la respiración puede ser efectivo para quitar esa sensación de estrés que nos invade.

Tras quince días de descanso adecuado es probable que aumentes tu capacidad de concentración y atención.

Finalmente te proponemos dos ejercicios de relajación:

1. Relaja la vista cerrando los ojos durante unos segundos y después mira tranquilamente un paisaje o algún objeto que te guste.

2. Relaja la musculatura de la cara moviendo la mandíbula y la frente y después déjalo inmóvil, en reposo.


Recuerda
: Que el descanso es importante y nos puede ayudar a desbloquearnos.

8) La Unidad de Estudio

El estudio es una actividad en que se ejercita la mente y que requiere unas condiciones personales para hacerse de forma óptima:

·         Motivación

·         Relajación

·         Atención

·         Planificación

·         Método

Hasta ahora hemos visto las cuatro primeras pero todavía no hemos entrado en lo que representa propiamente la unidad de estudio y por tanto la metodología que seguiremos para hacer nuestro estudio más provechoso, éste es el último apartado, el método.

Metodología en el estudio

Para que el método elegido resulte eficaz y así mejorar nuestro rendimiento deberemos incluir en la metodología empleada las siguientes técnicas:

·         Lectura rápida y comprensiva

·         Subrayado de los apartados más destacables

·         Lectura analítica y resumen

·         Esquema escrito

·         Memorización o repetición mental para así fijar y retener el tema.

Evalúa tu situación actual:

¿Cuándo estudias te propones hacer unas tareas en un determinado tiempo? SI / NO

¿Lo cumples? SI / NO

¿Procuras tener una idea general del tema que vas a estudiar? SI / NO

¿Todas las materias las estudias del mismo modo? SI / NO

¿Generalmente compruebas si te sabes lo que has estudiado repitiéndolo de alguna manera? SI / NO

Siempre que te pones a estudiar tienes que seguir tres pasos, sea cual sea la asignatura:

1.      Asignarte una tarea.

2.      Llevarla a cabo.

3.      Revisar cómo lo has hecho.

Aspectos que has de tener en cuenta

Se puede estudiar de muchas maneras pero lo ideal es que en el resultado se refleje el tiempo dedicado. A menudo nos encontramos con que nos esforzamos mucho pero en realidad no se ve un incremento del rendimiento en el resultado. No se trata de más horas sino de una mejor calidad en el período de estudio. La metodología empleada tendrá un gran valor para el resultado obtenido.

En referencia a la unidad de estudio es importante que el tiempo que vayamos a dedicar al estudio de una materia concreta, por ejemplo entre 40 o 45 minutos, lo seccionemos de la siguiente manera teniendo en cuenta los tres pasos enumerados en la hoja anterior:

·         En un primer tiempo, dediquemos entre 3 y 5 minutos a mirar qué nos toca estudiar para así poder calcular hasta donde podremos llevarlo a cabo de manera adecuada. Esto es asignar el trabajo que quieres hacer.

·         Esto es el segundo tiempo, es decir, el restante, en el que procederemos al estudio propiamente dicho teniendo en cuenta las técnicas citadas anteriormente que tienen que ver con la metodología de estudio: lectura previa, subrayado, resumen, esquema y repetición mental.

·         En un tercer tiempo, sería la reserva de unos 5 minutos aproximados, repasamos qué hemos hecho.

Esta es una manera más organizada de trabajar y así también nos sentiremos más satisfechos por el trabajo realizado puesto que podremos valorarlo más objetivamente.

 

9) Prelectura y lectura rápida

El primer paso para estudiar es tener una idea general del tema de estudio. Para ello necesitamos hacer lo que llamamos PRE-LECTURA.

 

Existen diferentes tipos de lectura:

1.      LECTURA DE ESTUDIO: Se caracteriza por ser una lectura lenta con el objetivo de captar todo el contenido. El nivel de comprensión requerido es elevado.

2.      LECTURA HABITUAL DE ENTRETENIMIENTO: Se trata de leer relajadamente, simplemente por placer.

3.      LECTURA A SALTOS: Es una lectura rápida que se utiliza para tener una impresión general de un capítulo, de un artículo, etc...

4.      OJEADA: En este apartado lees para buscar un detalle o un aspecto específico, pasando los ojos rápidamente por el texto.

5.      LECTURA CRÍTICA: Lees separando el objetivo del texto de la opinión personal del autor. Requiere una gran reflexión.

6.      LECTURA ANALÍTICA: Se estudia como está escrita una obra. Lo que interesa por tanto es la forma.

Pasos a seguir si quieres realizar una pre-lectura de un libro desconocido:

1.      Conocer el nivel en que se exponen los conocimientos.

2.      Buscar qué estilo tiene el libro, pudiendo ser: Deductivo o Inductivo. En el estilo deductivo primero se da una idea y después se explica. En el estilo inductivo se explican casos, hechos, relaciones y finalmente se llega a una conclusión. A menudo podemos encontrarnos que en un mismo libro los estilos se mezclen.

3.      Conocer el autor, qué tipo de libros ha escrito.

4.      Leer el índice porque muchas veces te sirve de esquema del libro y eso puede serte de gran ayuda.

5.      Leer el prólogo porque es una manera de entender la motivación del libro y el enfoque que se le da.

La lectura rápida

El dominio de la lectura es fundamental para poder asimilar los contenidos. La lectura es una habilidad fundamental para el aprendizaje. Buena parte del rendimiento escolar depende de la capacidad lectora.

Leer significa entender lo que el autor de una expresión quiso decir.

El hecho de leer despacio no significa que lo entiendas mejor. Tienes que aprender a adecuar la velocidad al texto.

Comprueba tu velocidad lectora:

Lee en lectura silenciosa un texto registrando mediante un cronómetro, los minutos y segundos empleados en la lectura. Cuenta el número de palabras que contiene el texto y multiplícalas por sesenta. Divide el resultado obtenido entre el tiempo empleado en segundos. El cociente de esa división es tu velocidad lectora (número de palabras leídas por minuto).

Como la velocidad lectora está en función del grado de dificultad del texto leído, convienes que hagas otras lecturas con diferentes textos y así obtendrás una medida más exacta de tu velocidad lectora.

Cuadro de velocidades lectoras por edades

velocidad media

12 años

13 años

14 años

15 años

Palab. /min.

115-130

145-160

180-200

225-250

Si el promedio de tu lectura silenciosa no es el que reflejamos en el cuadro anterior convendría que hicieras algunos ejercicios para mejorarlo. Realiza ejercicios de lectura diaria.

Al leer SIGUE ESTOS CONSEJOS:

Las fijaciones

Aunque al leer se tenga la impresión de que deslizamos los ojos a través del texto de forma continua, en realidad no es así. En efecto, los ojos avanzan a saltos haciendo pequeñas detenciones en diversos puntos de las líneas. Estas detenciones se llaman fijaciones y es sólo durante ellas que se lee, ya que en los intervalos entre salto y salto, los ojos no ven porque se están moviendo.

El primer objetivo que nos planteamos para aumentar nuestra eficiencia lectora será:

A continuación puedes probar los ejercicios de lectura correspondientes a este capítulo:

Ejercicios de lectura

 

10) Los Mecanismos de la lectura

La percepción visual es definida como el proceso de extracción de la información.

Para poder hablar de una buena percepción ésta tiene que tener cuatro características:

  1. Rapidez: consistente en efectuar fijaciones muy breves.
  2. Precisión: se trata de no confundir las palabras cuando las leemos.
  3. Amplitud: Hay que abarcar más de dos o tres palabras en cada fijación.
  4. Ritmo: Consistente en saber el objetivo de la lectura y así irla efectuando de forma acompasada.

A la hora de descifrar las palabras, existen zonas más significativas que otras, por ejemplo, en la parte superior de las letras están los detalles que las diferencian y además, las primeras letras son más esenciales que las últimas que generalmente se sobreentienden. Si hacemos caso a estos consejos percibiremos más eficientemente.

Para una correcta percepción requerimos:

Al leer percibimos conjuntos, captando las palabras como un todo. Llamamos campo visual al trozo de texto que somos capaces de percibir en una fijación.
Aquel que realiza muchas fijaciones por línea posee un campo visual pequeño, mientras que el que lee con pocas fijaciones decimos que tiene amplitud de campo visual.

Un objetivo para aumentar la velocidad lectora consiste en ampliar el campo visual.

EJERCICIO PARA AGILIZAR LA VISTA

Coje un libro de poemas cualquiera (menos palabras en una sola línea) y lee simplemente la primera y la última palabra de cada línea. Es un excelente ejercicio para agilizar la vista al conseguir movimientos más amplios de los ojos.

 

11) Defectos en la lectura

 

Podemos hablar de 6 defectos que retrasan considerablemente la velocidad en la lectura:

 

  1. Los movimientos corporales: Señalar con un dedo por dónde vamos mientras leemos, con la punta de un lápiz o mover acompasadamente la cabeza por cada línea de lectura ejecutada.
  2. Una percepción visual pobre: Enlentecemos innecesariamente la lectura cuando disponemos de un abanico de visión reducido o bien tratamos de hacer un análisis detallado de la configuración de las palabras que forman una lectura.
  3. La vocalización: Cuando movemos los labios para pronunciar las palabras que vamos leyendo estamos introduciendo un defecto en la lectura. El único circuito que posibilita una lectura eficaz es la visual.
  4. La subvocalización: Consiste en la repetición mental de cada palabra leída.
  5. Regresiones: Volver atrás sobre lo leído.
  6. Vocabulario deficiente: Si nos encontramos con un montón de palabras desconocidas, evidentemente entenderemos mal el texto y retrasaremos la velocidad lectora.

¿Cómo ampliar el vocabulario?

Evidentemente a través de la lectura pero en ella tendrás que ejercitar la siguiente técnica para enriquecer tu vocabulario:

 

EJERCICIO PARA DESCUBRIR LA SUBVOCALIZACION

 

Con un material de lectura que no sea demasiado complicado y una frase breve y sencilla elegida de antemano, trataremos de iniciar la lectura del material repitiendo en alto la frase que previamente habíamos escogido.
Si nos resulta imposible concentrarnos en la lectura y no entendemos nada de lo que estamos leyendo, es que estamos haciendo una subvocalización.

 

 

regresar a recursos aprendizaje